domingo, 7 de noviembre de 2010

VIABILIDAD DE LA SOLIDARIDAD ORGANIZACIONAL COMO HERRAMIENTA DE SUPERVIVENCIA EN LA REALIDAD ACTUAL.

Muchos factores son los que están afectando a la sociedad hoy en día, al estudiar los modelos que amparan a la mayoría de las organizaciones se observa como las empresas están necesitando flexibilizar sus estructuras con el fin de sostenerse en el tiempo. EL sistema económico Darvinista expone que solo las empresas calificadas son las que permanecen en el tiempo, aunque esta aseveración podría ser considerarse lógica, pero en la realidad actual ¿cómo reconocemos las empresas más aptas?, ya que no solo se trata de aparentar una realidad ilusa, sino por el contrario ser eficiente y eficaz por medio de gestión optima de los recursos. El estudio abocado por Rolando Somoza, analiza las características de las empresas que considera la Solidaridad como una herramienta para la supervivencia en la actualidad.
Al analizar la realidad organizacional que presenta la sociedad, se observa como la falta de interés por la cooperación y solidaridad, caracteriza a organizaciones egoístas e individuales que solo pretenden el beneficio en la relación ganar-ganar más que en la necesidad de contribuir con el entorno, claro está, como define el autor tampoco el llegar a los extremos donde solo se persigue el beneficio de los demás, y dejar a un lado el propio, es a lo que denomina altruismo, por tanto se debe buscar un equilibrio en las organizaciones a fin de garantizar sus sostenibilidad.El apoyo como parte de la evolución describe el autor es un factor importante que permite que las organizaciones se adapten al entorno cambiante de la mejor manera, dado que al hacer énfasis en el sistema Darvinista muchas empresas solo buscan apoyo dependiendo de las circunstancias, en ocasiones motivados por factores egoístas, es por ello que es importante que las organizaciones unan estrategias con el fin de lograr objetivos en común y beneficiar a la sociedad a la que pertenecen, destacando que una organización empresarial de funcionar aislada solo une esfuerzos individuales que no repercuten en su entorno y está más propensa a los cambios.
Aunque comúnmente las empresas son calificadas como entidades capitalistas, en la actualidad muchas están tratando de adoptar comportamientos solidarios, bien sea por motivaciones naturales o por solidaridad impuesta, es interesante observar el punto de vista del autor al describir a las organizaciones como la vida que lleva los padres en el hogar, ya que al existir buenas relaciones entre los accionistas, el recurso humano, el ambiente se torna optimo y saludable donde los cursos de acción están bien definidos, en cambio al existir problemas el autor destaca que todos los integrantes de la organización actúan como los miembros de una casa, ya que sus acciones son solidarias. Es por ello que la solidaridad organizacional no implica el altruismo puro sino por el contrario la búsqueda del equilibrio en donde se consideren los intereses personales y a la vez los colectivos.
Tal es el caso de las pequeñas y medianas empresas que no solo buscan la relación ganar/ganar, perder/perder, ni ganar/perder, ya que deben actuar de manera de obtener beneficios y contribuir así con el desarrollo local; destacando el autor que ellas deben partir de la comprensión del dinamismo de las relaciones humanas; por tanto cuanto mas rígida sean las estructuras que sustenten la solidaridad más inestable y difícil será adaptarse al dinamismo del entorno, pero sin perder de vista que las organizaciones no deben caer en la flexibilidad total, sino en la búsqueda del equilibrio que generen estabilidad.
En el mismo orden de ideas, las organizaciones presentan características complejas debido a que sus integrantes son seres humanos que por su naturaleza son complejos, es por ello que el autor aborda sugerencias para que las relaciones personales de los integrantes sean reflejadas positivamente en la organización, destacando que la personalidad de un individuo repercute en la personalidad de las empresas, por tanto con el fin de mejorar las relaciones con los otros, y por ende ser más solidarios se deben evaluar la disposición, los paradigmas y la humildad con la que va a realizar el cambio; ya que muchas organizaciones con estructuras individualistas ahora están considerando la solidaridad organizacional, y por tanto deben adaptarse al cambio considerando los actores que intervienen, por lo tanto deben estar preparadas para aprender en los momentos de aprender o tal vez desaprender en los momentos de desaprender, con el fin de sobrevivir y sostenerse en el tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada